top of page

¿Cómo influyen las emociones en las decisiones de compra en la tienda? Una perspectiva moderna para los minoristas

Actualizado: hace 4 días


Impacto de las Emociones en la decisión de compra

¿Alguna vez se han preguntado por qué clientes entran en una cafetería y están dispuestos a pagar un precio premium por un café? O ¿Por qué experimentan satisfacción al encontrar ofertas en productos básicos en su cadena de supermercados favorita? En el dinámico mundo del retail, comprender la psicología detrás de las decisiones de compra es fundamental para conectar con los consumidores y potenciar las ventas. Este artículo desentraña cómo las emociones influencian las decisiones de compra y cómo los ejecutivos pueden aplicar estos conocimientos para crear experiencias de compra memorables.


Hace poco tuvimos un amigo cenando en casa y en algún momento de la noche me preguntó por qué habíamos decidido comprar esa casa en particular. Primero comencé a darle toda una serie de razonamientos muy analíticos y convincentes. Que si el precio, la ubicación, el tamaño ideal, etc. etc. Sin embargo, en cierto momento me detuve, hice una pausa y pensándolo por unos instantes recordé el momento en que mi esposa y yo entramos por primera vez y observamos la vista; fue amor a primera vista, valga la redundancia.Creo que la decisión estaba tomada…Pero como eso suena muy loco, terminamos racionalizándolo a nosotros mismos y a otros.

Emociones vs. Razón: La Complejidad del Proceso de Decisión

En el laberinto de la mente humana, la batalla entre la razón y la emoción juega un papel decisivo, especialmente en el contexto de las decisiones de compra. Aunque muchos consumidores inician su viaje de compra armados con listas y análisis comparativos, es en última instancia el pulso emocional el que a menudo inclina la balanza. Este fenómeno, lejos de ser un capricho o una anomalía, radica en la estructura misma de nuestro cerebro, donde el centro de procesamiento emocional, el sistema límbico, interactúa constantemente con nuestras regiones cognitivas más analíticas.


Tomemos, por ejemplo, la experiencia de comprar mi casa. Este es un acto repleto de cálculos y consideraciones racionales: presupuestos, ubicaciones, metros cuadrados, y tasas de interés. Sin embargo, es sorprendentemente común que los compradores describan su decisión de compra en términos de una experiencia emocional inmediata: un sentimiento de pertenencia, la iluminación perfecta, o incluso la manera en que el jardín complementa la estructura.


A pesar de que la elección podría haber comenzado con listas de pros y contras, el momento decisivo es frecuentemente emotivo, un fenómeno conocido como "amor a primera vista". Después de tomar la decisión basada en estas emociones intensas, los compradores suelen buscar y subrayar factores racionales para justificar su elección, en un intento de armonizar sus impulsos emocionales con su necesidad de lógica y orden.


Este patrón no se limita a las decisiones de gran envergadura como la compra de una vivienda. Se extiende a las compras cotidianas en el retail. Por ejemplo, un consumidor puede entrar a una tienda con la intención de comprar un artículo específico basado en su investigación y comparación de precios. Sin embargo, una vez dentro, pueden ser seducidos por una exhibición llamativa o un aroma envolvente, llevándolos a realizar compras no planificadas o a optar por marcas más caras, impulsados por la sensación de gratificación instantánea o el estatus percibido que esos productos prometen.


Posteriormente, pueden justificar estas compras impulsivas con razonamientos como la durabilidad percibida o la supuesta superioridad del producto, un claro ejemplo de la post-racionalización de decisiones impulsadas emocionalmente.


La comprensión de este complejo baile entre la emoción y la razón es vital para los ejecutivos y profesionales del marketing. Al reconocer que las decisiones de compra de los consumidores no se basan únicamente en análisis racionales, sino que están profundamente influidas por sentimientos y estados emocionales, las marcas pueden diseñar experiencias y mensajes que resuenen a un nivel más profundo y personal con sus clientes. Esto implica no solo presentar los atributos del producto, sino también crear una narrativa emocional que hable al corazón del consumidor, generando así una conexión más duradera y significativa.


Desde la perspectiva tradicional de Marketing, pienso que una parte desproporcional de nuestros esfuerzos se ha centrado en influir en las decisiones de compra a través de la persuasión, utilizando una serie de argumentos basados ​​en el comportamiento racional: características, ventajas, comparaciones, precio, etc. Esto nace de la visión económica tradicional de la naturaleza humana; la gente es racional, busca maximizar la utilidad, ahorrar y que los individuos cuenten con preferencias relativamente estables.

La Nueva Realidad del Marketing Emocional

Cuando analizamos el mundo real, entendemos que los seres humanos vivimos en el aquí y el ahora; nuestras decisiones están fuertemente influenciadas por el contexto – que varían en el tiempo y en el espacio – y están sujetas a las emociones, las influencias sociales y los prejuicios.


Observamos a los Shoppers comportarse de manera inconsistente, irracional, y con cambios repentinos de sus preferencias, a pesar de lo que ellos podrían pensar o decir.

Existe un consenso entre las autoridades neuro-científicas (por ejemplo, Goleman, Bechara, Damasio, etc.) de que las emociones nos ayudan a aprender y tomar decisiones.

El razonamiento de fondo es que en un mundo tan complejo como el vivimos, simplemente no es posible llevar a cabo solamente un análisis de costo-beneficio racional; esto consumiría demasiado tiempo y sería tremendamente agotador, ya que son demasiadas variables a considerar.


En el libro El Error de Descartes. Emoción, Razón y Cerebro Humano de Antonio R. Damasio comienza a analizarse en profundidad la relación que existe entre la razón y los sentimientos, las emociones y el comportamiento social.


Damasio demuestra que es extremadamente difícil separar totalmente la razón de la emoción, haciendo imposible que una persona incapaz de sentir emociones, por más racional que sea, continúe tomando decisiones acertadas y adaptadas a su entorno. Damasio argumenta adicionalmente que la emoción, consciente e inconscientemente, es necesaria en todas las decisiones y que las reacciones emocionales a situaciones pasadas pueden influir en nuestras decisiones actuales, especialmente en el sector del retail.

A diferencia del estudio anterior, Donovan, Rossiter, Marcoolyn y Nesdale (1994) midieron las emociones durante el proceso de compra y los efectos en el comportamiento de compra real. Encontraron que un medio ambiente agradable en la tienda era un factor para predecir el tiempo extra invertido en la misma, y como consecuencia, generaba un mayor gasto.


Este estudio ha tenido tremendas implicaciones sobre el comercio minorista, ya que concluía sin lugar a dudas que el ambiente de la tienda podía producir estados emocionales, que en general afectan el tiempo y el dinero que los consumidores van a gastar.


Aquí comenzó a generarse el concepto de la Experiencia de Compra.

Por otro lado, Daniel Kahneman (Thinking Fast and Slow) esboza un modelo que nos puede ayudar a comprender los dos tipos de pensamientos que todos usamos en nuestros procesos de compra.

  • Tipo 1: automático, inconsciente, instintivo, implícito, rápido e impulsado por las emociones y asociaciones. Es típico en las compras regulares.

  • Tipo 2: reflexivo, consciente, razonado y explícito, lento y secuencial, deliberado y basado en normas y usos de cálculo para llegar a decisiones. Es normalmente el tipo de comportamiento que observamos cuando intentamos comprar algo nuevo y diferente.


Kahneman expresa que los dos tipos funcionan en paralelo, pero también insiste que el Tipo 2 es un trabajo muy duro. Tenemos la tendencia a evitarlo; tanto por razones evolutivas como prácticas.

La realidad es que las decisiones son en su opinión, guiadas por algunas consideraciones racionales del Tipo 2 (las de alta relevancia) pero tomando “atajos mentales” importantes de carácter automático, inconsciente e instintivo del tipo 1.

Es decir, es una combinación de los dos tipos de pensamientos.

Implicaciones para el Retail y el E-commerce: La Psicología del Consumidor en la Era Digital

En la era de la digitalización y la omnipresencia del e-commerce, entender cómo las emociones afectan las decisiones de compra se ha vuelto crucial para los negocios de retail tanto físicos como online. Mientras que las tiendas físicas han aprovechado durante mucho tiempo los elementos sensoriales para influir en el estado emocional de los consumidores, el e-commerce está encontrando sus propias vías para conectar emocionalmente con los clientes.


Impacto Emocional en Tiendas Físicas:

En el ambiente de las tiendas físicas, las emociones se pueden manipular a través de factores ambientales como la música, la iluminación, la disposición de los productos y el aroma. Estudios han demostrado que un ambiente agradable aumenta la probabilidad de que los consumidores pasen más tiempo en la tienda, lo que a menudo resulta en un mayor gasto. Por ejemplo, una música de fondo relajante puede hacer que los compradores se sientan más a gusto, incentivándoles a explorar más productos. De igual manera, una iluminación cálida y acogedora puede mejorar la percepción del producto y el espacio, fomentando una experiencia de compra más placentera.


Evolución Emocional en el E-commerce:

En el entorno online, aunque la interacción física es limitada, los minoristas tienen la capacidad de crear experiencias emocionalmente resonantes mediante el diseño web, la personalización y el contenido interactivo. Según un estudio reciente, más del 60% de las compras online contienen un alto componente emocional. Los consumidores a menudo buscan en el e-commerce no solo conveniencia, sino también conexión y escapismo. Elementos como testimonios emotivos, imágenes que evocan estilos de vida deseables y personalizaciones que hacen sentir al consumidor único y valorado, pueden desempeñar un papel significativo en la generación de respuestas emocionales positivas:


  • 24% de las compras online son motivadas por el EGO: cuando los compradores se sienten motivados a mantenerse actualizados con las novedades de la categoría y poderse ante sus pares como un experto. Estos compradores suelen “invertir en contenido” para luego poder compartirlo con amigos, familia y redes sociales. Este tipo de comportamiento alimenta el ego y el reconocimiento como autoridad en el tema.


  • 14% de las compras online tienen origen en el MIEDO: ante las crisis, el Shopper tiende a abastecerse de alimentos, bebidas y productos considerados de primera necesidad para sentirse seguros ante una amenaza. Este impacto es mucho mayor en el ambiente físico, pues el Shopper muchas veces no está dispuesto a esperar por la entrega del producto online.


  • 13% de todo lo comprado es asociado a RECOMPENSAS: cuando los Shoppers se sienten inspirados y en búsqueda de una recompensa. El cerebro genera dopamina que dispara la sensación de placer durante el proceso de compra.


  • 11% de las compras online se realizan por el simple hecho de estar ABURRIDO: Cuando los compradores buscan y compran para salir de su aburrimiento y añadir un poco de emoción a su día. Compran de forma impulsiva, sin planificación del gasto.


6 Estrategias para Capitalizar las Emociones del Consumidor

La clave para el éxito en el retail moderno no radica simplemente en satisfacer las necesidades básicas de los consumidores, sino en conectar con ellos a un nivel emocional. Las siguientes estrategias están diseñadas para ayudar a los ejecutivos a aprovechar el poder de las emociones para mejorar la experiencia de compra, incrementar la lealtad del cliente y potenciar las ventas.


1. Personalización Profunda:

La personalización va más allá de simplemente incluir el nombre del cliente en un correo electrónico. Implica comprender y responder a las necesidades y deseos individuales del cliente. Utilice datos de comportamiento y preferencias para ofrecer recomendaciones de productos específicas y contenido personalizado. Por ejemplo, Amazon utiliza algoritmos avanzados para sugerir productos relevantes a sus clientes, basándose en su historial de navegación y compra. Esta estrategia hace que los clientes se sientan entendidos y valorados a nivel personal, generando una conexión emocional.


2. Storytelling Emocional:

Las marcas que cuentan historias que resuenan emocionalmente con sus clientes pueden crear una conexión más profunda. Desarrolle campañas de marketing que narren la historia de su marca, los valores que representa y cómo sus productos pueden enriquecer la vida de los consumidores. Patagonia, por ejemplo, no solo vende ropa y equipos al aire libre; cuenta historias sobre la aventura, la conservación y el amor por la naturaleza, alineándose con los valores y emociones de sus clientes.


3. Diseño de Tiendas Inspirador:

En el entorno físico, el diseño de la tienda debe crear una atmósfera que evoca emociones positivas y fomenta la exploración. Esto puede incluir desde la elección del color y la iluminación hasta la disposición de los productos y las áreas de descanso. Apple, por ejemplo, diseñó sus tiendas para ser espacios luminosos, abiertos y acogedores, donde los clientes pueden experimentar libremente con los productos en un ambiente que fomenta la curiosidad y la creatividad.


4. Experiencias Inmersivas:

Ofrezca experiencias que sumerjan a los clientes en su marca y productos. Esto puede ser a través de eventos en la tienda, demostraciones de productos, o tecnologías como la realidad aumentada. Por ejemplo, IKEA permite a los clientes visualizar cómo quedarían los muebles en su propio espacio utilizando su aplicación de realidad aumentada. Esta experiencia no solo es útil, sino que también despierta emociones como la excitación y el placer, mejorando la conexión emocional con la marca.


5. Atención al Cliente Empática:

El servicio al cliente debe ser no solo reactivo sino también empático. Capacite a su personal para que escuche y responda a las necesidades emocionales de los clientes, no solo a sus consultas prácticas. Zappos es famoso por su atención al cliente excepcional, con representantes que se toman el tiempo para entender y conectar con los clientes, lo que resulta en altos niveles de satisfacción y lealtad del cliente.


6. Feedback y Ajuste Continuo:

Establezca canales para recoger y analizar el feedback de los clientes sobre su experiencia de compra. Utilice esta información para hacer ajustes continuos y mejorar la experiencia emocional. La retroalimentación no solo le permite ajustar su estrategia, sino que también muestra a los clientes que su opinión es valorada, reforzando su conexión emocional con la marca.


Como podemos ver somos animales emocionales y nuestras decisiones siempre tendrán un componente de corazón sin razón. Aprender lo que sienten tus Shoppers Objetivo al comprar tus categorías clave te dará una ventaja competitiva para explorar la diferenciación frente a la competencia.


¿Necesitas ayuda? Sólo escríbenos a contacto@tmcconsultores.com



151 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page